QUÉ, CÓMO y CUÁNTO debo comer

ACELGAS y ESPINACAS. Pura fibra y mucho más
14 noviembre, 2019
Nutricosméticos
21 enero, 2020
Mostrar todo

QUÉ, CÓMO y CUÁNTO debo comer

QUÉ, CÓMO Y CUÁNTO debo comer

De nuestra alimentación debemos obtener tres macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos) y multitud de micronutrientes (vitaminas y minerales). De su equilibrio dependerá nuestra dieta.

Comemos lo que necesitamos, lo que nos gusta, a veces, lo que podemos tomar y lo que no…  ¿pero sabemos qué estamos comiendo y para qué?

La palabra “nutriente” describe las sustancias alimenticias usadas por nuestro cuerpo para asegurar y mantener una buena salud. Puede dividirse en dos grupos diferenciados:

Macronutrientes: Proteínas, grasas e hidratos, éstos constituyen los principales ingredientes de la dieta y son el material básico que compone el cuerpo humano. El agua es también un macronutriente  aunque no se la considera como tal. Se trata del elemento más importante de nuestro cuerpo.

Micronutrientes: Principalmente las vitaminas (por ejemplo,  la A, B, C, D y E) y los minerales (tales como el Calcio y el Fósforo) y los oligoelementos (como pueden ser el hierro, zinc, selenio y manganeso) Aunque estos nutrientes se necesitan en cantidades muy pequeñas, son, sin embargo, elementos clave ya que sin ellos no tendrían lugar los procesos de crecimiento o producción de energía. Gracias a los oligoelementos nuestro organismo se mantiene en equilibrio.

Analicemos los nutrientes más importantes:

Carbohidratos o hidratos de carbono: Nos proporcionan energía, aunque también desempeñan una función importante para la estructura y el funcionamiento de las células, tejidos y órganos.  Se encuentran en los cereales, pasta, legumbres y frutas.

Proteínas: Son elementos imprescindibles para el crecimiento, reparación y buen funcionamiento de todas las células vivas. Se encuentran en las carnes y derivados, pescados y lácteos.

Grasas: Son una de las principales fuentes de energía de nuestro cuerpo y actúan como componentes estructurales de las células humanas. El organismo no puede absorber las vitaminas liposolubles A, D y E sin la presencia de las grasas. Se encuentran en el aceite, mantequilla, pescados azules, aguacate, bollería, embutidos y frutos secos.